Reforma educativa: carta abierta de familias de estudiantes preuniversitarios

Familiares de estudiantes del Colegio Nacional de Buenos Aires y de la Escuela Superior de Comercio Carlos Pellegrini cursaron una carta abierta al rector de la UBA y los decanos de las facultades.

El texto, dirigido a Alberto Barbieri, rector de la Universidad de Buenos Aires (UBA), y a los decanos de sus facultades, se manifiesta acerca de la reforma educativa. A continuación, reproducimos la carta.

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires —donde están radicadas las escuelas de la UBA— se ha querido implementar, en forma directa e inmediata, una reforma educativa cuyo rechazo motivó una crisis de proporciones mayúsculas en las escuelas y aglutinó a los alumnos en lo que hoy es un movimiento estudiantil masivo en toda la ciudad, con aproximadamente 30 escuelas tomadas. Al margen de los aspectos problemáticos de su contenido, dicho proyecto de reforma falló en su deber de presentar a los claustros un plan detallado y analítico; falló en convocar una audiencia pública donde los estudiantes y docentes pudieran ser informados; falló en instrumentar deliberaciones previas y plazos para que las partes presentaran objeciones fundamentadas antes de la directriz de implementación.

 

Además de las omisiones de forma, los estudiantes de nuestras escuelas fueron los primeros en detectar el rumbo alarmante esbozado en los cambios, que privaban de clases presenciales a jóvenes de 16 y 17 años, reemplazando un ciclo entero de estudios en el entorno seguro de la escuela por actividades de “emprendedurismo” de dudoso aval académico, con varios meses de trabajo gratuito en empresas, sin un régimen jurídico de protección para pasantías de menores de edad, exponiendo a niños, niñas y adolescentes a potenciales situaciones de abuso y explotación aislados de la red de contención escolar formada por directivos, docentes, auxiliares y compañeros.

 

Advirtieron también las consecuencias de esta reforma en el empleo, tanto de la fuerza laboral que sería reemplazada anualmente por niños, niñas y adolescentes sin salario, como de los docentes que, en el quinto año, quedarían sin funciones. Denunciaron incluso el giro en el concepto de la educación pública, que atrás de eslóganes de modernización y cambio, convierte la Secundaria del Futuro en una semimercancía, cuyos programas de formación dejan de estar centrados en el interés superior de los adolescentes y en su formación integral, para ser dictados por los intereses del sector empresario.

 

En suma, fueron los estudiantes los que, en la disputa por los valores de la educación pública, han asumido su lucha y su defensa visible. Los alumnos del Carlos Pellegrini y del Nacional Buenos Aires —hoy exentos de esta reforma por pertenecer a la UBA, pero sin ninguna certeza de que esa situación se mantenga en el tiempo— pusieron en juego los valores de solidaridad y compromiso que aprenden en clase desde primer año, reconociendo el conflicto educativo que los envolvía y abarcaba como ciudadanos.

 

Hasta el día de hoy la UBA, referente supremo de la educación superior argentina y núcleo de los mejores especialistas y educadores críticos del país, no ha tenido un pronunciamiento público sobre la implementación irregular de una reforma que amenaza con estar vigente en pocos meses, y que modificará las condiciones de ingreso a la universidad de miles de egresados secundarios, privándolos de un año entero de contacto con lecturas, producción académica, educadores y autores que necesitarán para entrar airosos en la facultad.

 

Entendemos que resulta necesario que la Universidad de Buenos Aires, a través de sus autoridades, exprese públicamente su rechazo a la reforma. Por ello, los abajo firmantes, padres y madres de las escuelas preuniversitarias de la UBA, apelamos a las autoridades de la institución para peticionar un rápido pronunciamiento de la Universidad de Buenos Aires, que promueva una respuesta adecuada y, con ello, contribuya a retomar las clases cuanto antes, como es deseo de los estudiantes y de las familias.

Foto: Ilustrativa (Minuto Uno)

Comments are closed.