Un dólar. Dos miradas

Frente a la escalada del dólar y los rumores sobre una nueva alza luego de las elecciones de medio término, el Gobierno buscar transmitir tranquilidad. La oposición critica la política liberal del Banco Central.

Genera intranquilidad y presionará sobre la inflación

“Sin duda, la conducción del Banco Central cree que un tipo de cambio absolutamente libre es lo mejor; en cambio, yo creo que una flotación administrada es más adecuada porque sirve para morigerar picos y valles, ya que la Argentina no está acostumbrada a los saltos grandes y hay un pase a precio importante en sectores que dependen de insumos importados. Si hay gradualismo en materia fiscal, debería haber gradualismo en materia cambiaria para que las diferentes áreas de la política económica tengan consistencia”, evalúa el ex presidente del Banco Central Martín Redrado.

Una posición más dura contra la política cambiaria del Gobierno asume Mercedes Marcó del Pont, quien también dirigió la entidad monetaria durante la gestión de Cristina Fernández de Kirchner: “La suba del dólar que vimos en las últimas semanas es el reflejo de un fenómeno más estructural. El Gobierno recibió un país solvente, aunque con problemas de acceso al financiamiento, pero los problemas se han agudizado y transformado en problemas de solvencia. El factor de suba del dólar de las últimas semanas es la fuga por la vía de la dolarización de carteras, que antes se disimulaba por la burbuja de las Lebac. Sigue habiendo un problema de restricción externa, aunque [Federico] Sturzenegger siga diciendo lo contrario. Uno no puede tener, al mismo tiempo, la liberalización de la cuenta capital y el manejo del tipo de cambio y de la tasa de interés”.

Por su parte, el ex ministro de Economía y actual diputado nacional por el Frente para la Victoria Axel Kicillof critica el argumento oficial de que el dólar no debería afectar la inflación: “No sé en qué país viven para decir que esta devaluación que sucedió en las últimas semanas no va a afectar los precios”.

También el referente del Frente Renovador, Sergio Massa, castiga a la Administración de Cambiemos por la liberalización del dólar: “Creo que, en el fondo, el problema es que el Gobierno mira demasiado la bicicleta financiera y mira muy poco lo que pasa en las pymes, a pesar de que 72 de cada 100 empleados en la Argentina son pymes”. “Creer que el dólar no va a afectar la inflación es no entender lo que pasa en el mercado interno argentino”, define Massa.

El del dólar no es un tema importante

“La ventaja de tener un tipo de cambio flotante es que se mueve de un lado a otro y podemos estar tranquilos en todos los momentos. Estamos convencidos de que este es el mecanismo que va a permitir tener estabilidad y absorber shocks en la economía. Da más estabilidad real en términos de empleo. Así como estuvimos tranquilos cuando el cambio se apreciaba, estamos muy tranquilos en momentos en que el tipo de cambio se movió del otro lado”, es el análisis del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, respecto de los últimos movimientos cambiarios. “Estoy convencido de que el tipo de cambio cada día va a influir menos en la formación de precios”, manifiesta.

Dujovne sostiene además que el alza que se produjo en la cotización del dólar no debería influir en la aceleración de la inflación. “Si no, debería generar, entonces, deflación cuando va para abajo. El Gobierno quiere ir a una desdolarización de la mentalidad empresarial argentina. La institucionalización del mecanismo es fundamental para que las compañías piensen en sus balances en moneda local. La única manera de institucionalizarlo es estar siempre muy tranquilo. Tenemos una posición. No hay motivo para preocuparse cuando el tipo de cambio se mueve”, explica Dujovne.

En tanto, el coordinador del gabinete económico, Mario Quintana, asegura que “el Gobierno sigue la evolución del tipo de cambio con enorme tranquilidad”, y aclara que “el Ejecutivo impulsa una apertura gradual de la economía que sea consensuada y en la que no haya víctimas”. “Estamos haciendo cosas que en la Argentina no se hicieron nunca. Una de ellas es que tenemos un tipo de cambio que flota libremente”, destaca.

Uno de los argumentos oficiales para justificar los vaivenes del dólar es que este movimiento da imprevisibilidad a las inversiones financieras, lo cual dificulta la llamada “bicicleta financiera”. “Que suba o baje el dólar también condiciona la ‘bicicleta financiera’; si no, es fácil especular contra las tasas de interés. Hay que confiar en el Banco Central. El dólar está dentro de los parámetros del presupuesto. Solamente acá existe tal obsesión con el dólar”, considera el ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

 

Comments are closed.