Mar de fondo en la elección del Claustro de Graduados en Derecho

A falta de una semana para que se lleven a cabo los comicios en el Claustro de Graduados de la Facultad de Derecho de la UBA, hay un ambiente caliente y de gran malestar debido al modo en que se maneja la elección.

Primero fueron las denuncias registradas respecto de irregularidades en la publicación del padrón, según las cuales el Centro de Graduados que conduce Oscar Zoppi —en coordinación con Leandro Martínez, titular de la Secretaría de Asuntos Institucionales de la facultad y cabeza de la lista de candidatos al Consejo por la lista oficialista Graduados Pluralistas— habría retenido indebidamente la publicación de los listados en la página web de la facultad con la idea de sacar ventaja y tener un primer acceso a los contactos con el claustro. Ya la Justicia interviene en el caso, y habría un pedido judicial de informes a la facultad al respecto.

Luego se planteó una enojosa situación con un antiguo profesor de la casa que tenía intenciones de ser candidato, Juan Antonio Travieso, cuya designación como profesor consulto habría sido demorada intencionalmente por las autoridades con el objeto de impedirle competir en las elecciones, al considerar que su postulación podría quitar votos al oficialismo, con el que siempre estuvo vinculado. La cuestión solo pudo ser superada la semana pasada, luego de que Travieso hiciera un escándalo en el Consejo Superior de la universidad, lo que permitió que se “destrabara” el trámite y dejó muy disgustada y herida a la decana, Mónica Pinto.

Ahora, la lucha encarnizada sería dentro del oficialismo para determinar quién será el candidato a vicedecano que acompañará al doctor Alberto Bueres, el candidato a decano que cuenta con la bendición de la actual decana Pinto. En esta puja se encuentran el profesor de Derecho Constitucional Alberto Dalla Via —quien presenta como inconveniente un impedimento reglamentario, pues debería renunciar a la Cámara Nacional Electoral en un año complicado, de elecciones nacionales, y cuando en dicha cámara solo quedan dos integrantes, por lo que su salida comprometería seriamente el proceso electoral— y el renunciado procurador del Tesoro Carlos Balbín, quien ha sido resistido por parte de la militancia de la Franja.

Sin embargo, hay quienes afirman que estas disputas son solo una cortina de humo y que detrás de las distracciones hay un plan muy concreto y sistemático de los hermanos Más Vélez —quienes manejan administrativamente la Facultad de Derecho desde hace muchos años— para colocar al menor de ellos y actual secretario general de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Juan Pablo Más Vélez, como vicedecano. La finalidad de esto sería retener el control de la administración por los próximos cuatro años, mientras que las eventuales candidaturas palaciegas de Dalla Via y Balbín serían meros caballos de Troya.

Círculos cercanos a Más Vélez advierten que, para lograr su objetivo, el candidato estaría cerrando acuerdos con grupos vinculados al empresario, abogado y dirigente deportivo argentino Daniel Angelici y con los directivos del Colegio de Abogados de la calle Montevideo. Eso se comentó, entre bocaditos y brindis, en la reunión mantenida por grupos afines que tuvo lugar el pasado 7 de junio, bajo el lema “Abogados PRO”, en el Club Español. Una rareza.

Expectantes, tanto la lista de La Cámpora Unidad en la Diversidad —que, parece, jugará solo en el Claustro de Graduados— como Facultad Activa —una agrupación nueva, que lleva a Daniel Roque Vítolo como candidato a decano y es la verdadera incógnita de esta elección, pues planea competir en los tres claustros y parece ser muy fuerte en el de profesores— aguardan el desarrollo de los acontecimientos. En este temprano invierno, la temperatura baja en la calle… y sube en los claustros en Derecho.

Comments are closed.