Más escándalos en las elecciones en Derecho

Por estas horas, la Facultad de Derecho de la prestigiosa Universidad de Buenos Aires es un hervidero. En lo que suele ser una elección sin mayores altercados se están viviendo conflictos pocas veces vistos.

La situación que se vive en las elecciones en Derecho es atribuible a que, por primera vez en muchos años, el oficialismo representado por la Franja Morada tiene una oposición real al decanato, el doctor Daniel Roque Vítolo, quien junta apoyo de ciertos sectores de la actual conducción, descontentos por la alianza realizada con el Colegio de Montevideo (Cecilia Pando) y por la candidatura del doctor Alberto Bueres, de quien critican la escasa participación en sus años como vicedecano.

No obstante, fuentes del oficialismo manifiestan que Vítolo no representa ninguna oposición real a su conducción y que impondrán a su candidato, como otros años. Lo que rechazan —dicen off the record— es sumar en la facultad un nuevo actor político al ya existente kirchnerismo, que ha logrado arrebatarles la hegemonía en el Consejo Directivo.

El nuevo escándalo sucedió esta semana, con la presentación de numerosos amparos contra la facultad que podrían derivar en declarar nula la elección. El día viernes 2 de junio debía publicarse, en los términos del artículo 14 de la Resolución (CS) n.º 1702/03, la totalidad del padrón provisorio del Claustro de Graduados de la facultad en formatos papel y digital (es decir, en su página web). Al día de hoy no se ha publicado la versión digital, lo que impide —dicen desde la oposición— verificar la identidad de aquellas personas que se han inscripto en el padrón nuevo, así como la de quienes, por distintos motivos, ya no pertenecen a él.

Si bien desde el oficialismo aducen que no se ha infringido ninguna norma, la oposición ya duda de la transparencia de la elección y, según pudo saber este medio, podría pedir la nulidad de la votación, ya que desconfía de los empadronados nuevos. Dice que el de los empadronados siempre es un problema, con gente que nunca fue a empadronarse y aparece empadronada o empadronados con impugnaciones absurdas. La demora en la publicación del padrón no hace más que alentar estas versiones.

A esta situación se suma el agravante de que el mismo día en que se debía publicar el padrón, los recientes empadronados recibieron un correo electrónico proveniente de la Agrupación Graduados Pluralistas, oficialismo de la facultad, que informaba su plataforma y sus propuestas. Esto no solo profundiza la gravedad institucional de no haber presentado en tiempo y forma el instrumento público al que el Consejo Superior de la Universidad obliga, sino que alerta sobre el empleo de medios públicos con el objeto de hacer campaña, lo que genera un perjuicio a los demás actores electorales.

Comments are closed.