De las amenazas a las sonrisas.

 

Hace tan sólo unos meses Kim Jong Un’s y Donald Trump se amenazaban permanentemente, ante el mundo entero, utilizando verborragia pesada . “Definitivamente domesticaré con fuego al viejo estadounidense mentalmente desquiciado” profería el líder norcoreano. Mientras que el mandatario estadounidense decía frases como “también tengo un botón nuclear, más grande y más poderoso”. En ese entonces la pregunta era si tanta amenaza llevaría a un conflicto armado y cuándo. Lo que nadie podía presagiar es lo que acaba de ocurrir en Singapur.

En un intercambio protagonizado por sonrisas, halagos y promesas, los referentes celebraron el encuentro bilateral que tuvo lugar en el hotel Capella, isla de Sentosa, en Singapur. Allí expresaron su intención de fundar sus relaciones sobre una nueva base, trabajar por una paz “duradera y estable” en la península coreana y avanzar en la desnuclearización de Pyongyang.

En el acuerdo conjunto que firmaron Trump y Kim , Corea del Norte manifestó su “firme e inquebrantable compromiso” con la completa desnuclearización de la península. A cambio, Estados Unidos prometió otorgar “garantías de seguridad” al país comunista.

El tiempo dirá si veremos más sonrisas o amenazas de aquí en más.

Fuentes; Time y La Nación

Comments are closed.