El FMI dice que no impondrá condiciones al gobierno.

 

Según el director de comunicaciones del FMI, Gerry Rice, el programa económico que surgirá del acuerdo stand by que negocian el gobierno y el Fondo no sufrirá imposiciones ya que “es un programa que le pertenece totalmente a la Argentina”. Dijo que estará basado en las necesidades que evalúe el gobierno de Macri porque “el FMI tiene el rol de apoyar las prioridades de la Argentina”.

Rice hizo particular hincapié en este punto durante una conferencia de prensa que brindó en la sede del FMI, en Washington, la primera desde que comenzaron las negociaciones. Rice, quien oficia de vocero de la directora Gerente, Christine Lagarde, insistió más de una vez en que el papel del organismo multilateral es respaldar la tarea y las prioridades que fije del Gobierno.

Dichas declaraciones estuvieron en sintonía con lo dicho ayer por Macri, quien afirmó en su conferencia de prensa en la Quinta de Olivos que el Fondo le exigiría al Gobierno que cumpliera con metas cuantitativas pero mantendría silencio respecto del “cómo” de debía llegar a esos objetivos.

La posición que marcó el Fondo llegó tras varios de intensas especulaciones en la Argentina acerca de qué condiciones podría llegar a imponer el organismo para ofrecer financiamiento fresco a través del programa stand by a un costo inferior al del mercado. El Fondo ya había desmentido días atrás que fuera a exigir una depreciación adicional del peso respecto del dólar.

Todas las especulaciones se originaron en un mismo lugar: el informe del artículo IV, publicado a fines del año anterior, que ofreció el último diagnóstico de los economistas del staff del Fondo respecto de la Argentina. Ese trabajo indicaba, entre otras cosas, que el peso estaba sobrevaluado entre un 10 y un 25% en términos reales, que era necesario implementar una flexibilización laboral, cambios regulatorios, y que era “esencial” recortar el gasto público, en particular, salarios, jubilaciones y programas sociales.

El vocero de Lagarde no brindó detalles sobre el préstamos que busca la Argentina, y dejó la puerta abierta a que sea “precautorio”, es decir, que quede simplemente como una línea de crédito, o a que el Gobierno busque hacerse ya del dinero. Rice confirmó que la intención es llegar a un acuerdo “rápido”, y elogió el manejo de la crisis por parte del Gobierno. Dijo que el cimbronazo parecía controlado, y que Macri había reconocido cuáles eran los “desafíos” que debía afrontar.

Fuente: La Nación

Comments are closed.