Fue revocado un fallo que había beneficiado a Eurnekian

La Corte Suprema revocó un fallo que había liberado al empresario Eduardo Eurnekian del pago de impuestos a las ganancias y bienes personales derivados de la venta —hace más de dos décadas— de acciones de varias sociedades anónimas, entre ellas Cablevisión.

El máximo tribunal aceptó la demanda de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) contra Eduardo Eurnekian por tributos correspondientes a los períodos fiscales 1995, 1996 y 1997 (y, en el caso de bienes personales, también 1998) y la posibilidad de aplicar “intereses resarcitorios” por la millonaria venta de acciones de varias firmas a terceros.

Según constancias de la causa, en abril de 1995 Eurnekian vendió a TCI International Holding Inc. (una sociedad constituida en el estado de Delaware, Estados Unidos) acciones emitidas por las sociedades anónimas Cablevisión, Televisora Belgrano, Construred y Univents por $ 285 437 273. Asimismo, en octubre de 1996, el empresario transfirió el paquete accionario de Oeste Cable Color SA a Cablevisión SA por $ 109 046 877.

En ambos casos se pactó el pago de un adelanto en efectivo y el saldo, en cuotas mensuales y con una determinada tasa de interés. La totalidad de las sumas percibidas fue girada a dos fideicomisos constituidos en el exterior que el contribuyente consignó en sus declaraciones juradas como “gastos” o “donaciones”.

La AFIP impugnó esos rubros por considerar que Eurnekian no realizó una donación efectiva porque los fideicomisos utilizados no podían encuadrarse bajo ninguna norma legal argentina y de la redacción de los respectivos contratos “surgía que conservaba indirectamente la disponibilidad de los fondos transferidos”.

El Tribunal Fiscal de la Nación, sobre la base de un sobreseimiento dictado en la Justicia en lo Penal Económico, aceptó de forma parcial la liquidación en concepto de impuesto a las ganancias por los intereses de la financiación del saldo del precio y dejó sin efecto “íntegramente” la relacionada con el tributo a los bienes personales. Esa decisión, confirmada por la Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal, fue apelada por al AFIP, lo que posibilitó la intervención de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN).

La CSJN señaló que las conclusiones del Tribunal Fiscal de la Nación “presentan deficiencias manifiestas” y, por lo tanto, la cámara debió apartarse de la solución que se le había dado a la pretensión de la AFIP. El máximo tribunal afirmó que fueron “hechos imponibles diferentes” los que derivaron en el sobreseimiento dictado en el fuero penal económico y los que el Tribunal Fiscal evaluó para rechazar la pretensión fiscal.

El empresario había alegado que los intereses originados en la venta financiada de las acciones estaban fuera del ámbito de imposición del tributo, lo que también fue rechazado por la vicepresidenta de la CSJN, Elena Highton, y los ministros Juan Carlos Maqueda, Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz.

Fuente: Télam

Comments are closed.