La reforma tributaria de Vidal

Se sancionó el presupuesto bonaerense con cambios tributarios propuestos por el Gobierno.

Según el presupuesto sancionado, los ingresos públicos bonaerenses se ubicarían el año que viene en 599 060 millones de pesos, lo que representa un avance interanual del 15,2 %. La reforma tributaria, que contempla la baja del impuesto a los ingresos brutos y la suba del inmobiliario rural, entre otras modificaciones, implicaría una transferencia neta a los contribuyentes de la provincia del orden de los 4000 millones de pesos.

La baja del impuesto a los ingresos brutos tendría un impacto negativo en la recaudación de unos 10 000 millones de pesos, con lo cual reduciría su participación como proporción de los recursos totales del 28,6 al 27,7 % (de todas formas, sigue siendo la principal fuente de financiamiento provincial). Los cambios en este impuesto benefician al agro, la industria y la construcción. En cambio, se aprobó una suba en el impuesto inmobiliario urbano del 52 % nominal, que implica un avance de 5024 millones de pesos. En el caso del inmobiliario rural, el incremento nominal será del 50 %, que equivale a un aumento de 2287 millones de pesos.

Por el lado de los gastos, la suba es del 15 % anual, hasta los 629 963 millones de pesos. La mayor parte de los egresos se destinan al pago de salarios y otros gastos corrientes y las transferencias a municipios. “El monto de gasto para personal prevé un incremento nominal anual del 14,6 %, el cual se encuentra incluso por debajo de la baja inflación proyectada (15,7 %)”, advierte el Instituto para el Desarrollo Económico y Social de Buenos Aires Stella Maldonado (Idesba) de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA). En tanto, un informe de la Universidad de Avellaneda (Undav) indica que “las proyecciones de gasto para 2018 lejos están de replicar los desembolsos en infraestructura correspondientes al actual año electoral”.

La deuda externa gana protagonismo en el presupuesto provincial, tal como sucede a nivel nacional. El capítulo de pagos de servicios de la deuda provincial se ubica en 28 546 millones de pesos, lo que implica un incremento del 30 %, equivalente a 6577 millones de pesos, frente al año pasado. Medidos en dólares, los aumentos en pagos de vencimiento de deuda son del 14 %. “El pago de intereses de la deuda pasará a ser equivalente al 17,2 % del presupuesto en Educación, el 70,6 % de Salud y el 174 % de Desarrollo Social. Los intereses suben del 2,9 % del gasto total en 2015 al 4,5 % en 2018”, detalla el Idesba.

Al compás de los pagos de deuda, Vidal redoblará su apuesta por el endeudamiento. Se proyecta la colocación de 77 834 millones de pesos de deuda, de los cuales 58 890 millones corresponden a deuda externa de largo plazo. “Mientras que en 2018 vencen 743 millones de dólares, se coloca deuda externa por más de 3050 millones de dólares, de modo que, de la totalidad de endeudamiento externo, solo el 24 % será usado para pagar vencimientos de capital en dólares. El 40 % de la deuda será destinado a cubrir el déficit”, advierte el Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (CESO).

Comments are closed.