Los afectados por el nuevo impuesto a la renta financiera

Los datos muestran que el impacto en las colocaciones es mínimo.

Hacienda espera recaudar 20 000 millones de pesos por el impuesto a la renta financiera durante su primer año de vigencia. La cifra es equivalente al monto que cederán las arcas del Estado por la reducción anual prevista en las alícuotas a las retenciones del complejo sojero.

El ejemplo del bono a cien años: hace falta tener invertidos más de 34 000 dólares en este bono para quedar alcanzado por el impuesto a la renta financiera. Con esa colocación, un individuo recibirá, al finalizar el próximo año, alrededor de 2694 dólares en materia de intereses, que —al tipo de cambio promedio previsto en el Presupuesto 2018— equivalen a 52 000 pesos. Esa rentabilidad es el número elegido a partir del cual una persona comenzará a pagar el tributo previsto en el proyecto de reforma tributaria.
La alícuota para ese tipo de colocaciones es del 15 %, pero el impuesto por pagar se calculará sobre la diferencia entre el mínimo no imponible y la renta percibida. De esa manera, alguien que adquirió títulos centenarios por 40 000 dólares recibirá el año próximo intereses por una suma cercana a los 3200 dólares y, si se aprueba el proyecto, deberá destinar 70,5 dólares a cubrir su nueva obligación tributaria. Son apenas 1360 pesos a un tipo de cambio promedio de 19,3 pesos.

En el caso de los plazos fijos, con las tasas de interés que hoy ofrecen los bancos, alrededor del 22 % anual, serían alcanzados por el impuesto los depósitos que superasen los 236 400 pesos. Inmovilizar ese monto ofrece a fin de año una rentabilidad de 52 000 pesos. La alícuota para esas colocaciones en moneda local llega al 5 %; por eso, si se aprueba la iniciativa, el impuesto por pagar será de apenas 50 pesos cada vez que el depósito supere en 1000 pesos ese piso.

De esa manera, individuos con colocaciones de 300 000 pesos deberán abonar un total de 700 pesos en un año. Quienes tengan un depósito por un millón de pesos recibirán intereses por 220 000 pesos, sobre los que deberán tributar 8400 pesos.

El aporte recaudatorio más relevante vendrá de los individuos que inviertan en títulos públicos. Los últimos datos de Caja de Valores indican que tiene en custodia activos por 3 billones de pesos. El 90 %, alrededor de 2,7 billones de pesos, corresponde a títulos públicos. Sobre ese total, el 5 % está en poder de personas físicas argentinas. El stock de títulos públicos que podrían ser alcanzados por el nuevo impuesto es de 135 000 millones.

Comments are closed.